Quiénes somos

Fundación Jesús Abandonado

fundacion jesus abandonado

La Fundación Jesús Abandonado es un referente de solidaridad y compromiso en Murcia, trabajando de manera incansable más de treinta años para acoger a las personas en situación de necesidad. En continua evolución desde su creación, y partiendo desde el valor de la hospitalidad puesta en práctica en sus inicios por las personas acogidas y voluntarios/as, en la actualidad la Fundación tiene una capacidad de respuesta integral que crece día a día gracias a profesionales cualificados, reforzado con el esfuerzo de voluntarios y voluntarias.

Desarrollamos nuestra labor en la Región de Murcia con personas en situación de exclusión social o en grave riesgo de estarlo, con el objetivo último de lograr una recuperación plena, puedan desarrollar una vida independiente y que vuelvan a sentirse ciudadanos/as de pleno derecho, útiles a la sociedad.

Esto sólo es posible gracias a un continuo de servicios desarrollados desde la Fundación Jesús Abandonado los 365 días al año, que incluyen desde la prevención y satisfacción de las necesidades básicas al acceso a una vivienda o un empleo.

Visión

Hacer de los espacios de acción social de la Fundación Jesús Abandonado un lugar donde la hospitalidad se constituye en Principio fundamental, Valor esencial, Virtud principal, Referencia ética central

Misión

Nuestra misión es la hospitalidad, acoger a las personas en situación de necesidad.

Acompañarlas respetando su dignidad, cuidando y promoviendo su calidad de vida.

Origen e Historia de la Institución

El movimiento Jesús Abandonado tiene su origen en Andalucía. Su fundador, Don Isidoro Carrasco, un sacerdote secular, cifra su inicio en la navidad del año 1972.

Se trata de un iniciativa cristiana ante la aparición de personas en la calle y que tienen una connotación común, el abandono. La obra de Murcia se inaugura en la Navidad del año 1978 y se sitúa en la calle San Juan de Dios nº 1. El local inicial, una superficie de unos 150 metros cuadrados, que permitía colocar 30 camas, se desborda enseguida y urge buscar un nuevo espacio.

En Diciembre de 1979, la Asociación de Fieles de Jesús Abandonado, nombre oficial de la organización, consigue de la Congregación Religiosa de María Reparadora la cesión de parte del convento que las hermanas tienen en la calle Condestable de Murcia, y se desplaza la actividad a las nuevas instalaciones, manteniéndose el antiguo local como comedor social.

En 1992 Monseñor Javier Azagra, aprueba definitivamente los Estatutos de la Fundación. En ese mismo año, se pone en marcha el nuevo edificio de la carretera de Santa Catalina, su ubicación actual, continuando el Comedor Social en el centro de Murcia. Para todo este cambio y para abordar la nueva etapa en las instalaciones recién estrenadas, se pidió ayuda a la Orden hospitalaria de San Juan de Dios, que desde el verano de 1992 mantiene una presencia comunitaria en la Fundación.

Objetivos de la Fundación Jesús Abandonado

Situación actual de la fundación

Desde el año 1992 la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (OHSJD) forma parte del Patronato de la Fundación Jesús Abandonado, con la presencia en el mismo de cuatro miembros, como consecuencia de la solicitud y gestión llevada a cabo por el Obispo Javier Azagra. Desde el principio de esta relación, el modelo de gestión, así como el apoyo en distintos campos y los valores de la OHSJD son de suma importancia en la Fundación Jesús Abandonado. Incluso en la actualidad una comunidad de hermanos tiene su residencia en el centro de acogida de la Fundación, trabajando los mismos en distintas parcelas (calle, Comedor Social, ropería, atención espiritual y atención a usuarios).

La Fundación Jesús Abandonado, siendo centro participado por la OHSJD, funciona de forma autónoma e independiente. Si bien es cierto que el acompañamiento de la OHSJD en todos los ámbitos y aspectos, aporta mucho a la Fundación Jesús Abandonado de Murcia.

A nivel funcional se ha experimentado un cambio bastante significativo, pues la idea inicial de la Fundación, que se articulaba en torno a la acción conjunta de residentes y voluntarios, debido al volumen de servicios y por la complejidad de la población atendida, el peso más significativo de los servicios que se prestan, cualificados y no cualificados, así como la dirección, está llevado por profesionales, con el esfuerzo de voluntarios.

Otro dato significativo de la evolución de la Fundación es el de que, un Centro de Acogida que nació para los murcianos que estaban sin hogar, que ha debido adaptarse a las nuevas necesidades emergentes, ha pasado a ser también un espacio de acogida para los extranjeros que vienen en busca de nuevas oportunidades.

La realidad actual de la Fundación la configuran un Patronato como órgano de Gobierno, un Equipo de Dirección, un Equipo de Profesionales por áreas, y los Voluntarios. Además residen y colaboran en el propio centro, una Comunidad de Hermanos de San Juan de Dios.

Desde el año 2009 la Fundación Jesús Abandonado es sede de un Equipo de Atención Psicosocial de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios y Obra Social La Caixa.